El diputado nacional y ex candidato presidencial Sergio Massa (Frente Renovador) desestimó la posibilidad de volver al Partido Justicialista y aseguró que "la Argentina necesita que trabajemos por los 40 millones de habitantes y no una pelea por cargos políticos".


De esta manera respondió la propuesta que hizo el dirigente peronista José "Pepe" Scioli, que llamó a "estar abiertos a los Massa, los de la Sota, los Das Neves y a todos los que quieran reconstruir las bases de un gran peronismo".

Massa dijo a Télam que "la Argentina necesita más que un partido político, necesita trabajar por los 40 millones de argentinos en contra de la lucha por los precios, en contra del narcotráfico, y no caer en la pelea por los cargos".

Respecto de las elecciones internas del Partido Justicialista, que según definió ayer el Consejo Nacional se llevarán a cabo el 8, Massa manifestó que "no opino de internas de otro partido," y refirió que "nosotros formamos el Frente Renovador y trabajamos ahí para escuchar a la gente y mostrar nuestras ideas para este año".

En ese sentido, el diputado nacional detalló que "proponemos tener paritarias sin piso y sin techo y reducir el IVA a los alimentos; y además implementar el 82 por ciento móvil a los jubilados a partir de marzo".

Para el sector docente "buscamos sancionar un proyecto de ley que corrija los aumentos salariales de acuerdo a la recaudación y que es superior a la inflación", indicó Massa, y señaló que "si ya hubiésemos tenido esa normativa, los docentes hubieran cobrado un 39% más de lo percibido".

"La otra ley que proponemos es tener un IPC (Índice de Precios al Consumidor) Congreso, debido a que no contamos con una medición oficial", completó el legislador.

Massa aclaró que "ante un nuevo gobierno hace falta control y hay cosas que me preocupan, como el aumento de precios y de tarifas".

Al ser consultado sobre las cesantías en diferentes organismos de la función pública, el ex gobernador de Tigre consideró que "hay que crear una Bicameral para que controle que no haya despidos en el Estado por persecución política" aunque fue implacable al expresar que "hay que limpiar el Estado de ñoquis".

Sobre este tema, Massa diferenció a los empleados de carrera de los puestos políticos al considerar que "los que llegan al Estado por participar en política y no por un aviso clasificado, así que se tienen que ir cuando hay un cambio de gobierno" y ejemplificó que "a nosotros nos echaron 1.000 empleados de ese tipo en la provincia de Buenos Aires y no lloramos".