Las jóvenes, una de ellas menor, eran forzadas a mantener relaciones con hombres mayores. Uno de los clientes también se encuentra detenido por "Abuso sexual calificado", precisó el fiscal Mariano Sibuet.
Una mujer fue detenida en Brandsen, provincia de Buenos Aires, acusada de obligar a sus cuatro hijas menores de edad a prostituirse. Era, además, la encargada de cobrar "los servicios" de las chicas. Una de ellas logró escapar de la casa y realizó la denuncia. Hay cuatro clientes que también fueron apresados.

Las víctimas del hecho, de 13, 16 y 18 y 21 años, identificaron a un hombre de 65, que se desplazaba en un vehículo rojo, y a sus hermanos, como los agresores sexuales.
Las chicas sufrieron cuatro años de calvario.

Una de las jóvenes tuvo un hijo, producto del abuso sexual. Los hombres las iban a buscar a su casa y si no aceptaban, las golpeaban.

La madre y su pareja están acusados de "promoción y facilidad de la prostitución y abuso sexual calificado".