Nadia Ghulam, quien ahora vive en Barcelona, contó su increíble historia de supervivencia por primera vez a un medio argentino.
Nadia Ghulam es una mujer con una historia de supervivencia admirable: en 1993 una bomba destruyó su casa en Kabul, la capital de Afganistán, y ella quedó desfigurada. Pero lejos de convertirse en una víctima ideó un plan para burlar las restricciones del régimen talibán con la intención de trabajar para mantener a su familia.

Ghulam, de 30 años, contó su historia por primera vez a un medio argentino este sábado en "De caño vale doble", por Radio10, donde explicó cómo fue el proceso para adoptar la identidad de Zelmai, su hermano que había muerto. "No me considero una victima, aunque tuve que salir adelante", expresó.

Embed

Nadia estuvo seis meses en coma tras el bombardeo y pasó por 14 operaciones en su cara. La mujer decidió convertirse en Zelmai cuando tenía 11 años para poder trabajar a pesar de las restricciones del régimen talibán, que le prohíbe a las mujeres realizar cualquier negocio.

"Tuve que vestirme de hombre para poder sostener a mi familia", reflexionó Nadia. "La gente no sabe que en Afganistán no sólo existe la violencia. También hay quienes que quiere mejorar nuestra calidad de vida", explicó.

En 2010 y ya radicada en Barcelona, Nadia se animó a contar su historia por primera vez con el libro "El secreto de mi turbante", o "El secret del meu turbant".

Además, la mujer protagoniza una obra de teatro en la capital catalana. "La gente cuando termina la obra de teatro que hago en Barcelona, solo se acerca a abrazarme", aseguró.