La venerable argentina María Antonia de Paz y Figueroa, conocida como "Mama Antula", será beata luego de que este martes el Vaticano aprobara su proceso de canonización.
Fuentes del Vaticano confirmaron a Télam que la plenaria de Obispos y Cardenales de la Congregación para las Causas de los Santos aprobó hoy "por unanimidad" todo el proceso de la Causa de Canonización de María Antonia de Paz y Figueroa (Mama Antula), conocida como la beata de los Ejercicios Espirituales.

Así, se despeja el camino para la beatificación de María Antonia de Paz y Figueroa, nacida en 1730 en Santiago del Estero, y fundadora en Buenos Aires de la Santa Casa de Ejercicios Espirituales en Buenos Aires.

El junio pasado, la congregación había aprobado un milagro atribuido a Mama Antula de una sanación en 1900, inexplicable para la ciencia, de una religiosa de las Hijas del Divino Salvador, congregación fundada por María Antonia, a quien le fue suplicada su intercesión

"Es una cuestión de detalles para que en los próximos días se publique el decreto oficial firmado por el Papa Francisco que autoriza su beatificación", aseguraron fuentes de la Santa Sede.

Mamá Antula
La fecha de la beatificación se conocerá luego de la firma del decreto correspondiente en la Santa Sede y, según informa la agencia católica AICA, se hará en Santiago del Estero.

"Mama Antula" falleció el 7 de marzo de 1799
, y sus restos descansan en la actualidad en la iglesia de Nuestra Señora de la Piedad, de la ciudad de Buenos Aires, agrega AICA.

El 2 de julio de 2010, Benedicto XVI la había proclamado venerable tras autorizar a la Congregación para las Causas de los Santos a promulgar el decreto por el que se reconoce que practicó las virtudes cristianas en grado heroico.

El 30 de septiembre de 1905, los obispos argentinos se dirigen a Su Santidad solicitando la introducción de la Causa de Beatificación de María Antonia de Paz y Figueroa. y al año siguiente queda terminado el proceso canónico y el Decreto de Introducción de la Causa fue elevado a Roma, firmado por el Papa Benedicto XV, el 8 de Agosto 1917.