Los dos efectivos acusados de matar a una anciana y herir a una nena tras atropellarlas con el patrullero en el que se trasladaban a contramano y chocar con un camión, en la localidad bonaerense de Villa Ballester, continuarán por ahora detenidos.
Se trata del oficial Walter Lazo Quispe (23), acusado de "homicidio simple con dolo eventual y lesiones", quien manejaba el móvil, y del teniente primero Andrés Cedrón (50), que iba de acompañante y se le imputa una figura más leve, "homicidio culposo y lesiones".

La fiscal de San Martín a cargo de la causa, Ana De Leo, los interrogó este martes en la clínica Fitz Roy, donde permanecen internados, y que ambos dieron su versión de los hechos.

Tras escuchar el relato, De Leo pidió al juez de Garantías 1, Mariano Porto, que convierta en detención la aprehensión de los policías, lo cual se resolverá en las próximas horas.

El delito por el que se imputa a Quispe tiene una pena de 8 a 25 años de prisión, ya que se considera que el imputado debió haberse representado la gravedad del daño que podí­a ocasionar con su accionar, mientras que el otro es más leve, de hasta cinco años de cárcel.

En tanto, la fiscal ordenó que todos los peritajes que hay que realizar en la causa, como el accidentológico y de planimetría, los efectúe Gendarmería, debido a que los involucrados son policías bonaerenses.

El único resultado con el que cuenta por ahora De Leo es el test de alcoholemia efectuado a los efectivos tras el hecho, el cual dio negativo,
mientras que aún resta saber, por ejemplo, a qué velocidad iba el móvil cuando embistió a Beatriz Zampella (81) e hirió a una nena de 10 años.

La fiscal da por acreditado que quien conducía era el oficial Quispe, quien comenzó hace solo seis meses a desempeñar sus tareas, mientras que el policía con más experiencia, Cedrón -que tiene 21 años de servicio- iba como acompañante.

A raí­z del hecho, los dos efectivos fueron desafectados de la fuerza por disposición del Ministerio de Seguridad de la provincia de Buenos Aires y se inició una investigación administrativa a cargo de la auditoria de Asuntos Internos.

Embed
El hecho ocurrió el lunes por la mañana, en la esquina de Mendoza y Pueyrredón, de Villa Ballester, una localidad del partido de San Martí­n en el noroeste del conurbano, donde se encontraba la vìctima, quien residí­a en el barrio y en ese momento se dirigí­a a realizar unas compras.

En esas circunstancias, una camioneta del Comando de Prevención Comunitaria (CPC) de San Martí­n fue convocada de urgencia porque se acababa de activar la alarma de un Banco Galicia de la zona, dijeron los informantes.

De acuerdo a los voceros, el efectivo que conducí­a el móvil tomó a contramano por la calle Mendoza y chocó con un camión cargado con alimentos y que transitaba por Pueyrredón.

Tras el impacto que dio en la parte trasera del patrullero, éste dio varios trompos, se subió a la vereda, impactó contra un árbol y un poste de alumbrado público y embistió a la anciana y también a una niña de 10 años que estaba parada frente a una verdulerí­a.

El camionero que fue chocado aseguró que el móvil policial "vení­a de contramano, sin la sirena y no vení­a persiguiendo a nadie" y que en un momento pensó que iba a matarlos a él y su acompañante porque iba "a más de cien" kilómetros por hora.

Según las fuentes, como consecuencia del impacto, Zampella murió prácticamente en al acto y la nena resultó herida, por lo que fue trasladada de urgencia al Hospital Eva Perón de San Martí­n.

Juan Carlos Peuchot, director del centro asistencial, informó que la menor tiene "una fractura en el piso del ojo izquierdo", por lo que será operada en los próximos dí­as, y también un golpe en el tórax, pero no grave.