Los fanáticos del Borussia Dortmund se despacharon este martes con una innovadora forma de protestar por el elevado precio de las entradas para los partidos de su equipo.
¿Qué hicieron? Promediando la primera etapa del encuentro ante el Stuttgart por la Copa de Alemania, con el trámite igualado en 1, un sector de la tribuna comenzó a arrojar pelotas de tenis al campo de juego, bajo la consigna "esto no es tenis".

Dortmund
Lógicamente, el encuentro se vio suspendido unos minutos hasta que los jugadores y encargados de seguridad retiraron todas las pelotas que habían caído.