Mientras todos los hinchas de Boca esperan con ansias la chance de sumar una nueva estrella ante San Lorenzo en la Supercopa Argentina, una noticia los hizo por un segundo desviar el foco de atención hacia otro lado.
Se trata de la salida de Guillermo Barros Schelotto del Palermo de Italia, por problemas con su licencia para dirigir, algo que lentamente, y casi al unísono, comenzó a ilusionar a un pueblo boquense que sueña con ver al Mellizo en el banco de suplentes.

Claro que la situación actual del equipo que dirige actualmente Rodolfo Arruabarrena no es la mejor y eso colaboró en el pedido de gran parte de los hinchas: una renuncia del Vasco para que Barros Schelotto pueda por fin dirigir al Xeneize.

Luego de un verano paupérrimo (una victoria y cuatro derrotas), Boca debutó en el certamen local con un pálido empate ante Temperley, pese a ser el gran favorito por los grandes nombres de su plantel. El apuntado, una vez más, fue Arruabarrena, al que los hinchas de Boca ya tienen en la mira desde el año pasado, sobre todo por la eliminación en la Copa Libertadores de América ante River.

Lo cierto es que los dos títulos (Copa Argentina y torneo local) hicieron olvidar por un rato estos aspectos, aunque el pálido presente y la nueva situación de Barros Schelotto volvieron a encender las alarmas.

Mirá algunos de los comentarios al respecto en las redes sociales:

Embed
Embed
Embed
Embed
Embed
Embed
Embed
Embed