Un ladrón tuvo que huir de un restaurante luego de un fallido asalto. El hombre se sentó como un cliente más para poder planear su robo, se acercó por detrás de una mujer y le arrebató su bolso. Para su mala suerte, resbaló y la víctima lo sacó literalmente a patadas del local.