El folklore del fútbol, ése mismo que bien entendido puede sacar a relucir toda la originalidad del hincha argentino, tuvo un capítulo aparte en Córdoba, sede de la Supercopa Argentina entre Boca y San Lorenzo.
Sucede que uno de los gerentes del hotel Neper, donde se hospeda el plantel xeneize, es fanático de Boca y planeó una innovadora forma de molestar a uno de sus socios, ferviente hincha de River.

"Todo el 2015 nos volvió locos. Como River nos ganó varias veces y él nos torturaba cada vez que podía, planeamos la venganza detalle por detalle", relató Javier, ideólogo de la broma, al diario Olé.

¿Qué hizo? Junto a otros tres socios, también xeneizes, "secuestraron" el Peugeot 308 de su amigo mientras él dormía y lo plotearon íntegramente con los colores y el escudo de Boca. Es decir, una verdadera pesadilla para cualquier hincha de River.

El hombre al ver lo que habían hecho sus amigos no salía de su asombro. "Los odio, me quiero morir. Mirá lo que es esto", vociferó mientras observaba los detalles de su ahora bostero vehículo.

“"Nos cagamos de risa, le sacamos fotos, hicimos videos y los circulamos rápido en la red, para que todos lo vieran manejando un auto con esos colores”", remató Javier, al que seguramente le esperará la venganza en un futuro no muy lejano.