La menor quería estudiar, pero esto no estaba dentro de los planes de sus padres quienes deseaban casarla.

Desear continuar estudiando y negarse a un matrimonio le costó la vida a una adolescente de 16 años, en India. La menor fue quemada viva por su padre y su madrastra, quienes tenían planeado una boda por conveniencia.

De acuerdo con el diario Mail de India, Khushoboo Kumari murió el viernes pasado en el hospital de Patna tras llegar en estado grave por las quemaduras, que alcanzaron un 90 por ciento de su cuerpo.

Ante la negativa de la adolescente al matrimonio, los enfurecidos padres decidieron darle muerte y la prendieron fuego tras rociarla de kerosene. "No quiero casarme, quiero estudiar", había dicho la joven.

Fue el hermano mayor de la víctima, Amrit Raj, quien acusó a su progenitor (Sunil Takhur) y su nueva pareja de cometer el homicidio (Poonam Devi). Otros parientes también participaron de la terrible agresión, pero huyeron.

Khushboo era estudiante de escuela superior y, según el medio indio, registraba notas sobresalientes. Todo cambió cuando, hace dos meses, la madrina pactó su boda con un hombre mucho mayor.

El hecho ocurrió el 3 de febrero y ha conmocionado a gran parte de la población india, y es que, por más que se han emprendido campañas contra los "casamientos arreglados", se siguen registrando víctimas fatales.