Un magnate australiano impulsó el proyecto para traer a la actualidad al trasatlántico más trágico y a la vez icónico, que se hundió en 1912 con miles de personas a bordo.
La empresa de cruceros Blue Star Line, propiedad del magnate y político australiano Clive Palmer, tendrá en su flota una réplica perfecta del Titanic, que será bautizado apropiadamente Titanic II. El viaje inaugural de la embarcación sería en 2018, un siglo después del trágico naufragio del original.

Titanic Antes-Despues8.jpg

Titanic Antes-Despues7.jpg

Aunque la empresa de cruceros tiene base en Brisbane, Australia, la construcción de un Titanic II costaría hoy en día alrededor de 435 millones de dólares y está a cargo del astillero Jinling, ubicado en la localidad de Jiangsu, China, informó el sitio Belfast Telegraph.

Titanic Antes-Despues4.jpg

Titanic Antes-Despues3.jpg
Con el trágico antecedente del Titanic que se hundió en el Atlántico Norte en 1912, no es de extrañarse que los fabricantes del flamante modelo 2018 lo hayan dotado de 2700 botes salvavidas contra los 1178 del barco original para sus 2223 pasajeros.

Titanic Antes-Despues6.jpg

Titanic Antes-Despues5.jpg

El nuevo Titanic tendrá capacidad para 2435 pasajeros más una tripulación de 900 miembros, y estará equipado con comedores, salones, gimnasio, un café y otras instalaciones tal como se veían en la versión original.

El Titanic II tendrá nueve cubiertas con un máximo de 270 metros de eslora entre las que se repartirán los 480 camarotes para los pasajeros de primera, segunda y tercera clase. Todavía no se conoce el precio de cada tipo de pasaje.