Tiene 24 años, estaba alcoholizado y decidió pegarle una terrible patada al elevador de un edificio de Hangzhou, China. Después quiso entrar, pero no estaba en el piso correcto y terminó mal.


ascensor china caída