El español, tres veces campeón del certamen porteño, jugó en gran nivel y se instaló entre los ocho mejores tenistas del torneo. El argentino, por su parte, se mostró muy apurado y no pudo molestar al europeo.
El español David Ferrer, tres veces campeón del Argentina Open y segundo favorito al título de la edición 2016, jugó en un nivel muy alto y se instaló en los cuartos de final del ATP porteño tras vencer, con comodidad, al rosarino Renzo Olivo por 6-2 y 6-2 en la cancha central del Buenos Aires Lawn Tennis Club.

Ferrer, sexto tenista del planeta y campeón en Buenos Aires en 2012, 2013 y 2014, empleó una hora y 10 minutos para eliminar del torneo a Olivo (151), quien ingresó al cuadro principal merced a una invitación especial y se dio el gusto de pasar una ronda y además se llevó al reconocimiento del público argentino.

El español nacido la ciudad de Javea hace 33 años jugará mañana en cuartos de final ante el uruguayo Pablo Cuevas (35), quien previamente le ganó al colombiano Santiago Giraldo (73) por 6-4 y 6-2 en el cruce que inauguró la cuarta jornada.

Ferrer, ganador de 26 torneos de la ATP en su carrera, impuso su juego ante Olivo desde el set inicial, con derechas profundas y excelentes devoluciones que le sirvieron para quebrar el saque del rosarino dos veces, para 3-1 y 6-2.

Olivo, de 23 años, mostró como mejor arma su saque, sobre todo el primero, e intentó mover al español, pero cada vez que lo atacó encontró excelentes respuestas y por momentos parecía que tenía enfrente a un 'frontón', así arriesgó de mas e incurrió en numerosos errores no forzados.

El rosarino, con un juego más apto para las superficies rápidas que para el polvo de ladrillo, se apresuró en definir rápido y eso facilitó la tarea a Ferrer, quien se movió cómodo y quebró dos veces más, en el 4-2 y el 6-2 final que selló la victoria.

Los movimientos de Ferrer fueron seguidos atentamente desde la platea por su compatriota Rafael Nadal, quien presenciaba cómodo el partido de un hipotético rival en la final del domingo, hasta que el público lo ubicó y comenzó a ovacionarlo. Eso hizo que se retirara de la cancha central antes del final.

La presentación de Nadal, máximo favorito y defensor del título, esta noche no antes de las 21 ante el tandilense Juan Mónaco generó una expectativa singular, al punto de que se agotaron las 5.042 localidades disponibles para la cancha central Guillermo Vilas, según informó a Télam la organización del torneo.