Un estudió reveló que el 15% de la población adulta de EE.UU. usa páginas web o apps para hallar al amor de su vida, o simplemente tener un encuentro sexual.
La cifra refleja un ligero aumento respecto de un estudio similar de comienzos de 2013, cuando los usuarios de estas páginas o aplicaciones representaron un 11% de los adultos de Estados Unidos.

La investigación, realizada entre los meses de junio y julio de 2015, desglosa que los adultos estadounidenses que usaron páginas en internet para estos fines equivalió a un 12%, tres puntos por encima de quienes acudieron a estos sitios en el año 2013.

Asimismo, aquellos que apelaron a Cupido a través de aplicaciones móviles constituyeron un 9%, un dato bastante superior al 3% del año 2013.

El estudio de carácter nacional, y que tomó una muestra de 2.001 adultos, refleja un pronunciado aumento respecto de 2013 en el caso de los jóvenes entre 18 y 24 años, que en un 27% acudió a estas herramientas tecnológicas, en su gran mayoría aplicaciones móviles, contra 10% de aquellos que las usaron en 2013.

Asimismo, en la franja de personas entre 55 y 64 años en 2015 un 12% usó estos sitios en internet y aplicaciones móviles, una cifra que muestra un salto importante en comparación con el 6% del año 2013.

El estudio muestra a su vez que un 29% de encuestados conoce a alguien que se casó o mantiene una relación de larga duración con una pareja que conoció vía sitios o aplicaciones de citas online.

Del mismo modo que las relaciones sentimentales no son ajenas a fluctuaciones, los encuestados ofrecen una variada muestra de opiniones sobre estos sitios, aunque una notoria mayoría, (80% de los que usaron estas páginas o herramientas) es de la opinión que las "citas online son una buena manera de conocer gente".

Entre las razones que sostienen este argumento destacan que estas páginas y aplicaciones permiten hallar un mejor candidato y ofrecen mayor facilidad y eficiencia que otras formas de conocer gente.

No obstante, un 45% de estos usuarios reconoce que las citas online son más peligrosas que otras formas de encontrar parejas.