Kyle tiene 56 años y es profesor en la Escuela Secundaria Burleson, en Texas, Estados Unidos. Él contó que hacía una década nadie le hacía una torta y este año toda su clase quiso remediarlo. Mirá el video.
Un grupo de estudiantes decidió mostrarle a su profesor el cariño que le tenían, dándole uno de los regalos menos convencionales del mundo: una fiesta de cumpleaños.

La idea se les ocurrió cuando se enteraron que él no podía recordar exactamente cuándo había sido la última vez que había tenido una torta para esa fecha, aunque calculaba que habria sido hacía unos 10 años.

Así que ese día apenas Kyle entró al aula, los chicos comenzaron a cantarle y a gritarle, en un salón adornado con globos, guirnaldas, regalos y mensajes.

Profesor sorprendido