El tenista español debió trabajar más de lo esperado para quedarse con el triunfo ante el italiano por 7-6 y 6-2 en la cancha central del Lawn Tennis Club. Su rival en semis será el austríaco Thiem.
El español Rafael Nadal, actual campeón del Argentina Open y máximo favorito al título, consiguió este viernes una esforzada clasificación para las semifinales de la edición 2016 del torneo porteño, tras superar al entusiasta italiano Paolo Lorenzi por 7-6 (7-3) y 6-2 en la cancha central del Buenos Aires Lawn Tennis Club.

Nadal, quinto en el ranking mundial, se esforzó durante una hora y 50 minutos para doblegar a Lorenzi (52), ante unas 4.500 personas que se acercaron hasta la cancha central Guillermo Vilas en la mayor concurrencia que tuvo el certamen en el turno tarde, durante toda la semana.

Nadal, ganador de catorce torneos de Grand Slam, incluídos nueve Roland Garros, jugará mañana en semifinales ante el peligroso austríaco Dominic Thiem (19), quien previamente venció al serbio Dusan Lajovic (79) por 6-4 y 6-2 en el primer partido de los cuartos de final.

El mallorquín, de 29 años, mimado por el público desde que ingresó a la cancha con su paso acelerado y el raquetero al hombro, tuvo que batallar más de lo previsto ante el 'tano' Lorenzi, quien había eliminado en las rondas previas al español Pablo Andújar (60) y al argentino Diego Schwartzman (89).

Nadal comenzó el partido como una tromba, alentado por la gente que lo eligió como favorito sentimental ni bien el cuadro se quedó sin ningún argentino, y se puso rápido en ventaja por 4-1 con buenas derechas sobre las líneas y un quiebre (3-1) sobre el servicio del italiano nacido en Roma, hace 34 años.

Sin embargo, 'Rafa' comenzó a tener problemas con el revés y permitió la reacción de Lorenzi, quien ganó tres juegos seguidos y dejó el partido 4-4 ante el asombro del público.

El set se fue al tie break y Nadal se puso rápido 3-0, y luego se lo llevó por 7-3 merced a buenas devoluciones y una velocidad de pelota superior a la de su rival.

El español, con el tie break 3-2 a su favor, demostró su grandeza cuando paró el partido y esperó que asistan a un espectador que se desmayó en la tribuna lateral, sofocado por la altísima temperatura que ascendió a los 32 grados.

En el segundo parcial, 'Rafa' golpeó con mayor convicción y atacó más a un rival que apelaba a la táctica de pasar todas las pelotas posibles, preferentemente altas y sobre el revés, y que corría y devolvía todo lo que le tiraban.

Nadal logró dos quiebres, primero para 2-1 con un drop exquisito, y luego para 5-2 con una derecha paralela, se predispuso para servir con la certeza de que no se le escaparía al partido.

Sin embargo, el español estuvo ansioso y errático, y quedó break point en contra (sacó 30-40), pero ahí ajustó su derecha y atacó una y otra vez hasta que generó los huecos que necesitaba, así cantó victoria por 6-2.

"Agradezco a la gente que vino a verme con este calor. Las condiciones hoy eran extremas y lo sentí un poco, además seguía con dolor en la zona abdominal", confesó el mallorquín ni bien terminó el partido, sin excusas ya que de hecho recibió atención médica, igual que había sucedido el jueves pasado cuando le ganó al argentino Juan Mónaco.

Nadal seguirá su camino mañana desde las 14 ante Thiem, un rival que lo exigirá el doble que Lorenzi, y para tener chances de ganarle deberá ajustar su revés, que no le está dando réditos, y también necesitará conectar mayor cantidad de primeros saques para dominar los puntos y evitar un desgaste físico innecesario.