Un llamado de un vecino alertó a la policía. La mujer, de 80 años, habría fallecido por causas naturales. Su sobrino fue trasladado a una institución mental.

Ocurrió en localidad de Villa Rosa, Pilar, a donde los efectivos policiales llegaron a la vivienda alertados por el mal olor, al entrar a la vivienda se encontraron con el cuerpo de la mujer de 80 años, recostado junto a una silla del comedor con avanzado estado de descomposición.

Su sobrino, de 35 años, quien sufre de esquizofrenia, permanecía sentado como si nada pasara a unos pocos metros en una silla del living.

Por el estado del cadáver, que estaba cubierto por gusanos e irreconocible, los forenses creen que llevaba casi un mes muerta.

Aún se desconoce si la mujer falleció por causas naturales o si el joven fue el autor del crimen