Rodolfo Arruabarrena está en la cuerda floja y una caída ante Atlético Tucumán lo dejaría afuera del banco de suplentes xeneize. Repasá las anteriores veces que el Vasco estuvo a punto de irse.
Rodolfo Arruabarrena, el entrenador de Boca, tuvo una reunión en la semana con Daniel Angelici, presidente del club, para charlar sobre su continuidad al mando del primer equipo. El director técnico aseguró que está fuerte para revertir la situación que está sobrellevando el conjunto de la Ribera y el mandatario, que pensaba echarlo, le dio una vida más: el partido ante Atlético Tucumán.

Sin embargo, el Vasco ya estuvo varias veces al borde de dejar de ser el entrenador de Boca. La primera vez data de enero de 2015, cuando el Xeneize debió enfrentar a Vélez en un polémico encuentro que clasificó a los de Arruabarrena a la Copa Libertadores y dejó a los de Liniers sin nada, cuando en realidad ya habían conseguido la clasificación. Tras esa final, comenzó un año que terminaría con dos vuelta olímpicas.

El segundo tambaleo de Arruabarrena se dio tras la eliminación de la Libertadores a manos de River y el famoso episodio del gas pimienta. Encima, Boca cayó en sus dos juegos siguientes ante Aldosivi y Vélez, lo que presagiaba la salida del Vasco. Sin embargo, una goleada como local ante Newell´s le dio aire para seguir al mando.

La última vez que el Vasco estuvo con la soga al cuello fue en el pasado campeonato, cuando enfrentó a San Lorenzo en la Bombonera. El Xeneize terminó perdiendo 1 a 0 en el último minuto y el campeonato parecía perdido. Pero Arruabarrena se aferró al cargo, convenció a los jugadores, que ganaron en cancha de River, y luego se consagró campeón. ¿Podrá pasar este ojo de la tormenta?