El Consejo de Denominación de Origen Salame de Tandil presentó, por tercer año consecutivo, el salame más largo de América, que esta vez alcanzó los 28,25 metros y 88,280 kilogramos, superando los récords logrados en el 2014 (16 metros) y 2015 (21 metros).
La pieza fue medida por el cocinero Juan Braceli y compartida con el público el sábado por la noche en el marco del Festival de la Sierra 2016, realizado entre el 10 y el 14 de este mes.

El salame más largo de América, que se presenta estacionado, fue el protagonista de la Quinta Edición de Chacinería 2016, donde los asistentes pudieron deleitarse con este embutido récord.

Único en su especie, el Salame de Tandil cuenta con la primera Denominación de Origen del país para un alimento agroindustrial, obtenida en 2011 después de 15 años de estudios de factibilidad,
en los que trabajaron activamente las empresas chacinadoras y el Ministerio de Agroindustria.

salame más largo tandil.mp4
La Denominación Origen (DO) busca proteger un producto genuino e histórico de la región. El clima, las pasturas y el ganado de la zona son claves para la obtención del sabor que distingue a este producto en el mundo y que se ha convertido en un clásico de las picadas de los argentinos, cuyo consumo crece día a día.

Entre los festejos por esta nueva marca récord, Juana Echezarreta, presidente del Consejo de la Denominación de Origen Salame de Tandil, comentó que "elaborar el salame más largo de América es importante para difundir el Salame de Tandil como caso exitoso de Denominación de Origen en el país y para destacar el expertise en salaminería de los productores de la zona".

"Superar nuevamente nuestro propio récord fue posible gracias a todos los productores y habitantes de la ciudad que colaboraron y al apoyo del intendente de Tandil, del Instituto Mixto de Turismo y del Ministerio de Agroindustria de la Nación", completó Echezarreta.

Embed
La elaboración del salame más largo de América se produjo según los patrones que marca la DO, es decir a base de materias primas obtenidas dentro de la región, con alimentación a base de pasturas y maíz –según sea ganado vacuno y porcino, respectivamente- y con las proporciones establecida de carne vacuna y de cerdo.

Estacionado y curado en el clima benigno de Tandil (frío pero no helado, húmedo en general y ventoso), luego el salame adquiere la consistencia necesaria y el emplume –así se conoce a los hongos que lo recubren- que le dan el color blanco ceniza característico, esenciales en la obtención del flavor.