El chofer del patrullero que el viernes atropelló y mató a un niño de 6 años en la localidad de Villa Ballester, en el partido bonaerense de San Martín, aseguró ante la Justicia que no vio a la víctima porque "salió de atrás de un auto", no obstante seguirá preso por "homicidio culposo".
Se trata de Jonatan David Godoy (28), quien al ser indagado por la fiscal de la causa, Ana De Leo, dijo que se trató de "un accidente", al igual que su acompañante, identificado como el teniente Juan Mateo Quintana (50), quien este lunes fue liberado por el juez de garantías de la causa.

"No lo vi, salió de atrás de un auto", son las palabras con las que, según un vocero judicial consultado por Télam, Godoy trató de justificar el hecho en el que murió Luciano Alt (6).

nene atropellado villa ballester.mp4
Fuentes judiciales informaron que en las declaraciones indagatorias hubo "contradicciones" entre ambos policías respecto a la supuesta versión de que venían persiguiendo a un auto con ladrones.
Para ambos efectivos del Comando de Prevención Comunitaria (CPC) de San Martín, la fiscal De Leo solicitó hoy ante el juez de Garantías 1 de San Martín, Mariano Porto, la conversión de la aprehensión en detención, aunque por distintos delitos.

En el caso Godoy, la agente fiscal de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 4 de San Martín le imputó el delito de "homicidio simple con dolo eventual", al considerar que debió representarse la posibilidad de un hecho como el sucedido y extremar las precauciones en la conducción del móvil porque en la zona había un corso y estaba repleta de niños.


Embed

Sin embargo, el juez Porto no coincidió con esa calificación pero sí con la que subsidiariamente le imputó De Leo de "homicidio culposo", o sea cometido sin intención, y a pedido de la fiscal le convirtió la aprehensión en formal detención.

Respecto del acompañante, De Leo lo acusó por "incumplimiento de los deberes de funcionario público", por no haber avisado al CPC lo que había ocurrido para denunciar el delito que su compañero acababa de cometer, luego del hecho en el que murió el niño.

Embed
Por su parte, el magistrado ordenó este lunes la liberación del teniente Quintana, ya que el delito que le se le imputa es excarcelable.

Fuentes del Ministerio de Seguridad bonaerense indicaron a Télam que por orden del titular de la cartera, Cristian Ritondo, tanto Godoy como Quintana fueron desafectados de servicio desde el mismo momento en el que quedaron detenidos.

Además, precisaron que la Auditoría de Asuntos Internos del ministerio trabajaba en un sumario interno en el que son investigados algunos jefes policiales del área de los CPC que podrían ser removidos en las próximas horas.

Este es el segundo caso en el que un patrullero embiste a una persona en tan solo una semana y en la misma zona, ya que el 7 de febrero Beatriz Zampella (82) murió luego de ser atropellada por otro móvil del CPC de San Martín que circulaba en contramano, sin luces ni sirena, y chocó con un camión.

Embed

La fiscal analizaba una serie de videos aportados por el municipio de San Martín en los que se observa parte del incidente en el que murió Luciano, y esperaba los resultados de los peritajes que ayer hicieron en el lugar del hecho y con el móvil involucrado expertos de la Gendarmería Nacional.
De Leo quería saber a qué velocidad circulaba el móvil, si lo hacía o no con luces encendidas, baliza policial y sirena, y si había o no alguna situación de emergencia.

Fuentes policiales indicaron que de acuerdo a los registros del GPS que tienen instalados todos los patrulleros, el patrullero circulaba por la calle donde ocurrió el hecho a sólo 16 kilómetros por hora.
Sin embargo, en la causa hay testimonios de vecinos que afirman que el móvil policial aceleró segundos antes de embestir a Luciano.

El hecho ocurrió al viernes, alrededor de las 23.30, justo cuando el niño festejaba su cumpleaños y estaba en la calle jugando con los chicos de la cuadra, en el cruce de las calles Agustín Álvarez y Mendoza, de Villa Ballester, partido de San Martín.