Arian González tenía 5 años y había sido alcanzado por un proyectil que rebotó en una pared, durante un asalto que sufrió un vecino en Lomas del Mirador. El hecho ocurrió el 9 de septiembre de 2015 y, desde esa fecha, el pequeño permaneció internado.


"No llores mami, el médico me pone una curita y nos vamos"
, le había dicho el nene a su madre ni bien llegar al hospital Santojanni, donde fue traslado por vecinos. Todo ocurrió el 9 de septiembre de 2015, cuando un grupo de ladrones intentó robarle el auto a un vecino de Arian.

Tras el intento de escape de la víctima, los asaltantes dispararon. Una bala rebotó en la pared y terminó hiriendo al pequeño. La lesión fue en la medula y el SAME decidió su traslado al Hospital Pedro Elizalde. Allí fue intervenido quirúrgicamente.

La lesión fue en la médula, entre la segunda y tercera vertebra. Semanas después, logró el alta médica, pero necesitó una silla de ruedas y un nebulizador especial. Su cuadro era delicado.

Falleció este lunes y sus familiares pidieron justicia: "Hoy más que nunca, pido justicia a gritos, porque estos infelices te arrebataron la vida. Hoy Dios, te llevó con él, porque se rodea de ángeles buenos y vos, sos el angelito que va cuidar a mamá desde donde estés. Hoy bajaste los brazos y sabemos cómo la peleaste mi amor. Siempre vas a estar en nuestros corazones te amamos por siempre."