Una de las actuaciones más esperadas de los Grammy de ayer era la de Adele. La valiente cantante salió al escenario acompañada tan solo de un pianista, para interpretar "All I Ask". Pero nada más empezar la actuación, llegaron los problemas. ¿Quién podía imaginar que una artista como ella también desafina?
El sonido se apagó un par de veces y el piano se oía fatal. ¡Vaya fail! Aún así, Adele no dejó que eso la afectara y continuó cantando hasta el final como una auténtica profesional.

Embed
Y sí, en algún momento desafina ligeramente. Pero no fue un desastre como dicen algunos en Twitter. ¿Vieron el video entero o sólo los segundos en los que se equivoca? Porque estuvo increíble.

Por suerte, enseguida aparecieron algunos fans a defenderla. Y es que hacer esa super actuación en los Grammys a pesar de todos los problemas que tuvo es toda una proeza.

Embed
Incluso la propia cantante explicó el problema en Twitter. Al parecer los microfonos del piano se descolgaron y cayeron sobre sus cuerdas. Esto provocó que el sonido fallara tanto durante su interpretación.

Además, parece ser que a Adele le faltaba uno de los retornos en la oreja y no podía oír su propia voz en directo.


Embed
Pero como dice ella misma: "Shit happens".