Iván es un hombre de 39 años que no escuchaba hacía 15 años por culpa de un accidente laboral que lo dejó sordo en Campo de Mayo y gracias a Luis Campos, un ingeniero electrónico argentino que desarrolló una extraña pero innovadora tecnología, volvió a escuchar.
Campos creó un sistema que procesa la información vibrotáctil. "Descubrí que el dedo índice tiene la posibilidad de discriminar un rango de frecuencia bastante alto. Me pregunté qué pasaría si a una persona sorda la estimulo con una señal vibrotáctil. Solo quería llamarle la atención, pero nunca imaginé que iba a responder con el habla", le dijo el ingeniero en el programa de Radio 10 De Caño Vale Doble.

Embed
El milagro de "oir" a traves del dedo indice.

El video que van a ver, es un proyecto en el Hospital Odontologico de Tres de Febrero, de atencion odontologica a personas con discapacidad, en este caso es de una mujer sorda bilateral que habia dejado de utilizar sus audifonos por que ya no le servian. Hay que aclarar que es la primera vez que se le coloca el dispositivo SEVITAC-D,y reaizar las pruebas para verificar su funcionamieto en ella. Uds. saquen sus propias conclusiones, de porque no se conoce este descubrimiento argentino.

Posted by Camac DTE Ing. Luis R. Campos on jueves, 26 de febrero de 2015
Se trata de un dispositivo no invasivo que cualquier sordo bilateral severo puede usar. "Cuando sos sordo profundo, el cerebro capta como canal de información sonora el sentido del tacto, en este caso a través del dedo", dijo Campos.

"Cuando hicimos la prueba con Iván y logró escuchar él dijo: 'Esta es mi voz. Hace 15 años que no escucho mi voz'", relató el ingeniero. "Cuando escucho otra vez su voz después de tanto tiempo quedó petrificado", agregó.

El aparato parece un dedal que se conecta a un procesador del tamaño de un teléfono que, a su vez, tiene un micrófono. Ese micrófono se ubica a 15 centímetros de la boca y si bien capta todos los sonidos que hay a 4 metros de distancia, le da mayor importancia a las voces.

Embed
Una vez que llega el sonido al micrófono el procesador lo convierte en un estímulo vibrotáctil que se transmite al dedo y que el nervio a su vez transmite al cerebro.

"Descubrí que estimulando la yema del dedo índice, con un sistema vibrotáctil, el cerebro recompone el sonido", informó Campos.