Eran las cuatro de la tarde del domingo, cuando personal de la Guardia Urbana de Rada Tilly recibió el llamado de una pareja para pedir ayuda ya que había tres hurones en el patio de una casa.
Hasta el lugar llegó Leonardo Barattini, que es agente de conservación el único en la zona y uno de los 323 que hay en la Patagonia. Se acercó a los animales y confirmó que se trataba de la inusual visita de tres crías de hurones (Lyncodon patagonicus).

Leonardo relató al diario El Patagónico cómo fue el rescate de los hurones y su traslado al hábitat natural. Si bien reconoció que fue un hecho que forma parte de la cotidianidad de su trabajo, es la primera vez que tiene como protagonistas a estos pequeños y curiosos animales que suelen estar en zonas alejadas de la ciudad.

Embed

14 de Febrero (16:21 hs.)Un día más en la vida del Agente de Conservación.Por la tarde se recibió un llamado por parte...

Posted by Leonardo Barattini on lunes, 15 de febrero de 2016
"Es necesario tener en cuenta el tema de la zoonosis que puede trasmitir a animales domésticos y a los seres humanos, cuando hice el rescate tuve en cuenta esa defensa que tiene cualquier animal cuando se le acerca un ser humano, ya sea con buenas intenciones, van a estar queriendo defenderse siempre con uñas y dientes", explicó.

Fue así que con guantes trató de agarrarlos a los tres sin asustarlos. Los animales emitían un sonido atípico, como enojados. Leonardo actuó sin poner en riesgo a los hurones y los metió adentro de un pequeño canil para devolverlos a su lugar.

hurones rescatados 2.jpg
"Los dejé en libertad en un lugar donde sólo yo conozco porque siempre hay curiosos que quieren molestar o bien personas que podrían intentar domesticarlos y tenerlos como mascotas", aseguró Leonardo, mientras que afirmó que trata de hacerle un seguimiento sin afectar su alimentación.

Seguí leyendo en El Patagónico.