El venezolano Malvin Hernández, al mando del vehículo que trasladaba al plantel y cuerpo técnico del Globo, defendió su modo de accionar: "Era eso o íbamos para un barranco de más de 400 metros".
El chofer del ómnibus en el que se accidentó el plantel de Huracán en Venezuela aseguró este martes que tomó "la medida correcta" tras quedarse sin frenos y confió que "si no metía el bus en la rampa moríamo todos".

"Si no metía el bus en la rampa nos moríamos todos", disparó Malvin Hernández en una entrevista con el canal TyC Sports, al sostener que "era eso o íbamos para un barranco de más 400 metros".

El chofer, que estuvo detenido hasta el lunes por el accidente, contó que "se rompió una manguera y quedé sin frenos" y que de inmediato le avisó "al entrenador para que se protejan".

Al quedar sin frenos, Hernández condujo evitando chocar a otros automóviles y apenas pudo se desvió hacia una de las rampas ubicadas al costado de la ruta, que están diseñadas para situaciones de ese tipo debido a que la pendiente es muy pronunciada y es imposible reducir la velocidad.

"Gracias a Dios mi preparación no falló y tomé la medida correcta para proteger al cliente, que era lo más importante", remarcó el conductor. Minutos después del comienzo de la entrevista, la producción del programa sumó al defensor Federico Mancinelli, quien le agradeció a Hernández por haberles "salvado la vida".

"Me gustaría agradecerle. Al principio pensamos que existía negligencia, pero estoy muy feliz de que haya hecho lo que hizo y por habernos salvado la vida", dijo Mancinelli.