El sindicato petrolero de base había anunciado un paro que se iniciaría en la medianoche del miércoles en el yacimiento Cerro Dragón, de Pan American Energy, publicó en la edición de este miércoles ElPatagónico.com. Sin embargo, la conciliación obligatoria lo impidió.


El secretario general del gremio, Jorge Avila, explicó que "PAE tenía comprometido sacar equipos perforadores a partir del 2 de febrero y no ha sacado ninguno y hoy (por el martes) estaban a punto de sacarlos pero dicen que los van a sacar con reducción de personal, de cuadrilla, de todo. Entonces, encima que nos dejan equipos parados nosotros tenemos que quedarnos con la reducción de personal, es una locura", lamentó.

Además, el gremio venía apurando a PAE por la suba de equipos de perforación y workover. Esto es porque la compañía habría incumplido la promesa de subir equipos -estaban previstos 13 perforadores después del acuerdo en Buenos Aires-.

El diario El Patagónico confirmó el martes por la noche que el conflicto estalló por un intento de recortar personal por parte de la compañía administrada por los hermanos Carlos y Alejandro Bulgheroni.

Una de las áreas donde querrían disminuir el volumen de las cuadrillas es en pileta seca aunque hay otros servicios afectados. La amenaza involucraría el despido de más de 600 operarios en el yacimiento más productivo de petróleo crudo.

El anuncio del paro sorprendió cuando empezó a rumorearse que el gremio frenaría actividades en el campo y finalmente fue confirmado. Pero, a poco de ponerse en práctica, el Ministerio de Trabajo dictó la conciliación obligatoria que fue acatada por las partes.

En la noche del martes ya podía verse la presencia en las rutas con quema de cubiertas. Sin la actividad de los petroleros privados, el resto de los gremios también se preparaban para transitar una jornada prácticamente perdida por el paro.

PAE es la operadora que más impulsó el incentivo para la exportación, puesto que el año pasado envió al exterior el 20% de su producción. El crudo Escalante que sale de Dragón no es absorbido en su totalidad por las refinerías propias de la firma ni de su competencia -que compran a 54,90% el barril-, por eso opta por los mercados internacionales. Con el precio del crudo a menos de 30 dólares, no considera viable sostener el 100% de su fuerza laboral.

A través de un comunicado de prensa emitido el martes cuando la medida de fuerza aún estaba vigente, Jorge Avila dijo que "Tecpetrol empezó con la baja, ayer (lunes) y hoy (martes) estuvo amenazando en los yacimientos con que los va a paralizar".

"Esta no es la manera de lo que acordamos. Es una falta de respeto hacia el Gobierno nacional, al provincial, hacia los trabajadores. Acordamos el 2 de febrero y todavía no salió ningún equipo. No lo hicimos para que la gente esté en la casa ni para que no quieran pagar los salarios ni salga todo reducido y empecemos a tener problemas. Hay que tener otra mirada, más positiva, pensando que lo que se habla y se acuerda es lo que después se debe cumplir", sostuvo el dirigente gremial.

En ese contexto, agregó que "llevamos casi un mes del acuerdo, se van a consumir todo febrero y cuando nos queramos dar cuenta no va a salir ningún equipo porque después van a decir que no salen porque queda un mes de acuerdo nomás. Y eso nos pone en una sospecha grande, no sé si los empresarios quizás hablaron una cosa en lo que han dicho con nosotros y el Gobierno, y después están haciendo otras cosas por atrás porque lo han pactado quizás con alguien, pero no tenemos otra manera de mostrar nuestro descontento".

Avila confirmó además que "esto por ahora afecta a Tecpetrol, Sipetrol y Pan American Energy" y que hoy se profundizaría la crisis ya que se trasladaría a los yacimientos de YPF que tampoco sacó ningún equipo de los que tiene parados. Acá ninguna empresa sacó un solo equipo, entonces no podemos hablar de reactivación. Ya se fue enero, se está yendo febrero y ya quedan cuatro meses del acuerdo, es una locura. Nos han obligado y nos están empujando a este conflicto".