El tandilense volvió a jugar en el ATP de Delray Beach tras once meses de inactividad y venció al local Denis Kudla por un contundente 6-1 y 6-4 en la primera ronda.
Lo cierto es que, en plena algarabía y emoción por el gran triunfo en su esperada vuelta, Delpo tuvo también tiempo para un gesto más que noble: se acercó a Franco, un fanático suyo con síndrome de down, lo abrazó y le regaló su vincha, gestando un momento que el joven difícilmente pueda olvidar.

Mirá el video:

Embed