Desde afuera, el mundo Barcelona parece pintado color de rosas. Sin embargo, hasta clubes de esta envergadura sufren el hostigamiento de las siempre difíciles aficiones.
El plantel de Luis Enrique viajó a Gijón para jugar el partido postergado de la Liga española y compartió vuelo con un grupo de socios que hicieron que el mismo no sea nada agradable para Lionel Messi y el resto de los jugadores.

Desde la parte trasera del avión, donde se ubicaron, los hinchas comenzaron a cantar contra el plantel, reclamándole más atención para con ellos.

barcelona1.mp4
"¿Por qué, por qué la afición en los viajes os molesta y en los campos no venís a saludar? Porqué, porqué el escudo que lleváis no merecéis", fue el grito de guerra que más se escuchó durante buena parte del vuelo.

Pero el colmo llegó cuando un grupo reducido de esos hinchas se animó a cantar "jugadores, mercenarios", aunque éstos fueron rápidamente silenciados por el resto.

Después de todo, si éste es el trato que recibe el mejor equipo del mundo en la actualidad, ¿qué le queda al resto?