Un hombre fue condenado a cuatro años de prisión por un delito continuado de estafa por amputarse la mano y fingir haber sufrido un accidente de tráfico para cobrar varias pólizas que había contratado.

El hombre también deberá pagar una multa de 3.000 euros y a devolver a las compañías aseguradoras a las que engañó los 335.000 euros que percibió como indemnización por el falso accidente.

El condenado es un agricultor, que estaba atravesando problemas económicos, ideó un plan para poder hacer frente al pago de su hipoteca. Según informaron medios españoles, el hombre amplió la cobertura con hasta ocho compañías de seguros para percibir las indemnizaciones correspondientes.

En la sentencia se constató que el procesado recibió ayuda de terceros para amputarse con un instrumento cortante su mano derecha y posteriormente habría terminado el proceso con un torniquete, luego provocó un accidente automovilístico para fingir que allí se había amputado la mano.

Según el relato de hechos probados, el acusado colocó su mano amputada a los pies del asiento del conductor y, posteriormente, prendió fuego al vehículo gracias a una bolsa de gasolina que había llevado y después, él mismo llamó al servicio de emergencias.