Un hombre de nacionalidad mexicana asesinó a una profesora argentina tras una airada discusión y luego huyó a Uruguay.

Una docente fue estrangulada en su departamento de la localidad de Francisco Álvarez, en el partido de Moreno, por un hombre de nacionalidad mexicana al que había conocido por Facebook y que había llegado al país días atrás desde Ecuador.

La victima fue identificada como Griselda Noemí González , de 39 años, era una mujer separada y madre de una hija de 18 años y un hijo de 15, fue hallado el sábado pasado en una casa que alquilaba en el partido de Moreno para convivir con el sospechoso, al que había conocido virtualmente hacía unos cuatro meses por la red social.

la mató en su primera cita


El sujeto, que se hace llamar Waldo Mares Parra, de 33 años, residía antes de llegar a Buenos Aires en la ciudad ecuatoriana de Guayaquil y era mexicano. Según las fuentes, mantuvo una relación amistosa con Griselda hasta que ella le envió dinero para que compre los pasajes aéreos con el objetivo de conocerse personalmente. Mares Parra viajó el martes 9 de febrero desde Ecuador y en Ezeiza lo esperaba González con su hija.

Ella ya había alquilado un departamento y el jueves pasado fue a dormir allí con su nueva pareja. Una vecina declaró que esa noche escuchó una discusión y gritos hasta que vio salir al sospechoso, quien cerró la puerta con un candado.

Al día siguiente la hija de la mujer le envió varios mensajes a su madre y como no le respondió se dirigió el sábado con su padre al departamento pero, como no contestaba el timbre, sus familiares llamaron al 911 y personal de la CDI Moreno llegó al lugar, al ingresar, constataron que González estaba muerta, aunque sin lesiones visibles en el cuerpo ni signos de violencia ni desorden. No obstante, los expertos de Policía Científica realizaron los peritajes correspondientes y recolectaron elementos para determinar qué ocurrió.

Tras la autopsia, se determinó que la causa de muerte fue por "asfixia mecánica manual", posiblemente con un pulgar, debido a que un hueso del cuello estaba quebrado, y la data coincidiría con el jueves en el que se escuchó la pelea.

Con los datos aportados por la hija de González y una tía de la víctima sobre el hombre al que había conocido, el fiscal pidió la detención del sospechoso, aunque este ya se había fugado el fin de semana a Uruguay, utilizando un pasaporte a nombre de Waldo Mares Parra, por lo que se procuraba pedir la captura internacional.