Cinco medicamentos fabricados a partir del cannabis fueron aprobados por la Anmat para ser importados, a pesar de que el uso de la droga con fines medicinales y recreativos está prohibido en el país.
Cinco medicamentos que contienen cannabis fueron autorizados "con fines compasivos" por la Administración Nacional de Medicamentos y Alimentos (Anmat), en una resolución inédita para el país.

En su web, Anmat informó que recibió cinco solicitudes para el ingreso "por uso compasivo" de productos que contienen "aceite de cáñamo sabor chocolate y presenta un perfil de cannabinoides".

Vale recordar que el cannabis es la planta de cuyo cogollo (flor) se obtiene la marihuana, y su uso medicinal y recreativo está prohibido en Argentina.

El organismo explicó que tomó la decisión luego de reunirse con profesionales de la Secretaría de Programación para la Prevención de la Drogadicción y la Lucha contra el Narcotráfico (Sedronar), del Cuerpo Médico Forense de la Suprema Corte de Justicia, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires y del Hospital Fernández.

"Teniendo en cuenta los casos presentados y las conclusiones de los especialistas, la Anmat autorizó, vía excepción, la importación de los mismos", señaló el ente estatal.

La primera autorización la consiguieron Laura Alasi y su marido Fernando Vilumbrales, para tratar el síndrome de West o síndrome de los espasmos infantiles, una encefalopatía epiléptica infantil, con la que convive su hija Josefina de tres años.

"Necesitamos contención estatal y médica. Ahora Anmat autorizó a cuatro personas más, además de mi hija, a utilizar aceite de cannabis, pero falta que tengamos una ley", dijo Alasi.

Su hija, cuando tenía siete meses, llegó a tener 700 convulsiones diarias y debía consumir hasta 10 medicamentos. Laura y Fernando lograron en noviembre del año pasado convertirse en los primeros en conseguir autorización estatal para importar legalmente la sustancia cannábica desde los Estados Unidos.

"El costo (del producto) es de 250 dólares, más el envío, que en principio nos dura ocho meses, pero ahora, sólo tres, ya que vamos cambiando la dosis con asesoramiento de médicos que nos guían. Josefina está mucho mejor", contó la mamá.

"Necesitamos que se trate en el Congreso y se legisle el cultivo medicinal en el país. Es impresionante la cantidad de consultas que recibimos luego de que hiciéramos pública la situación de nuestra hija", agregó.

Quienes quieran solicitar autorización para utilizar estas sustancias deben realizar el trámite en el Servicio de Comercio Exterior del Instituto Nacional de Medicamentos (Iname), ubicado en la avenida Caseros 2161, de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, consignó Anmat.