No es un secreto que esta especie de plantígrado se lleva muy bien con el frío, pero él lleva al extremo su adaptación a las bajas temperaturas.
Da Mao, un macho de panda gigante que vive en Canadá, demostró una vez más su amor por la nieve y su increíble capacidad para trepar los árboles más endebles con tal de tener una mejor mirada de su hábirar en el en el Zoológico de Toronto.

Un panda se recibió de equilibrista
Los cuidadores de Da Mao compartieron esta semana una serie de tiernos videos de la población de pandas gigantes, que creció en octubre del año pasado con la llegada de unos mellizos traviesos que ya se ganaron al público.

Panditas aprenden a caminar