El comisario Javier Cardoso describió a Radio 10 cómo detuvieron al hombre de 65 años que obligaba a sus nietos a tener relaciones entre sí y los filmaba con su celular en General Rodríguez.
Un abuelo de 65 años fue detenido el miércoles en la localidad de General Rodríguez acusado de abusar sexualmente de sus tres nietos de 6, 8 y 13 años. El hombre obligaba a sus nietos a tener relaciones entre sí y los filmaba con su celular.
El comisario Javier Nicolás Cardoso relató este jueves a Radio 10 cómo se logró la detención del pedófilo. "Recibimos llamado de una persona que recibió por error un video de niños teniendo sexo. Lo llamamos para que venga a la dependencia, le tomamos testimonio", afirmó.
En tal sentido, explicó que el hombre era un compañero de trabajo del abuelo pedófilo. "Él estaba sorprendido porque su compañero laboral le contaba lo ocurrido como si fuera un acto normal para él, le decía que estaba con chicos jovencitos, él no lo creía. Cuando recibió ese video comprobó que era verdad", contó.
Asimismo, relató cómo se llevó adelante la investigación. "A raíz de esta denuncia certificamos la ubicación de la persona, chequeamos que los chicos existían -que no se trataba de un video sacado de Internet-, se hizo un trabajo de campo para establecer que esto realmente sucedió. Y finalmente se dieron los elementos probatorios a la fiscalía para que haga un allanamiento".
CARDOSO EN RADIO 10.mp3

"En su casa se encontraron más videos y fotos. Hasta la misma fiscalía concurrió al allanamiento", agregó el comisario, quien insistió en que "en el video se comprueba que los chicos son sus nietos. Se ven sus partes íntimas y se entiende que se trata de esta persona".

Además, aclaró: "Se comprobó que la familia es gente humilde. Ellos estaban ignorando todo. Él aprovechaba cuando los parientes se iban a trabajar y ahí abusaba de los chicos. Él está detenido, el delito está totalmente probado y hay elementos suficientes".

La detención fue llevada a cabo por efectivos del CDI Moreno - General Rodríguez en una casa ubicada en la calle Guillermon al 200, al oeste del Gran Buenos Aires.

En el allanamiento la Policía secuestró películas pornográficas, una muñeca "Barbie" desnuda, almanaques de personas desnudas y otros elementos probatorios.