John McAfee es un millonario excéntrico experto en seguridad informática que desarrolló, junto a su equipo, uno de los antivirus más importantes de la red. El hombre no pudo quedarse callado y habló en relación al tema de la guerra entre Apple y el FBI.
El FBI le pidió a Apple que hiciera un backdoor (una puerta trasera) para poder hackear el teléfono del terrorista de San Bernardino que mató a 14 personas. Tim Cook, CEO de la compañía creada por Steve Jobs, escribió una carta donde asegura que esto no debe hacerse y desarrollar ese backdoor será contraproducente para la seguridad de todos las personas del mundo que tengan iPhone y que marcaría un precedente terrible.

No por nada desde algunas de las empresas más importantes de la tecnología salieron a apoyarlo: WhatsApp, Microsoft o Google fueron solo dos de tantas.

McAfee opina lo mismo que prácticamente todos los gigantes: lo que pide el FBI es una locura. Pero a diferencia del resto, da una solución. Él asegura que, junto a su equipo (que está conformado por expertos en seguridad y los mejores hackers del mundo), puede hackear el iPhone a través de ingeniería social en el lapso de tres semanas.

¿Por qué no puede hacerlo el FBI? McAfee responde la pregunta. "Trabajo con los mejores hackers del planeta. Son todos prodigios con un talento que desafían la comprensión humana. El 75% de ellos son ingenieros sociales y el resto programadores hardcore. Me comería mi zapato en la televisión nacional si no pudiera romper la encriptación del iPhone de San Bernardino", asegura.

"Entonces, ¿por qué los mejores hackers del planeta no trabajan para el FBI? Porque el FBI no está dispuesto a contratar alguien que tiene una cresta de 60 centímetros, un aro expansor, una cara tatuada quien además demanda fumar marihuana mientras trabaja y además no aceptan menos de medio millón de dólares al año", agrega y asevera que por ese motivo desde China y Rusia están tan adelantados en lo que respecta a la seguridad informática. Ellos sí contratan a éstas personas.

McAfee cuenta que la ciencia cybernética no es algo que se pueda aprender sino un talento innato. "La Escuela de Música de Julliard no puede crear un Mozart. Mozart o Bach son genéticamente creados, como la comunidad de hackers actual", explica el experto.