Con el estreno de "Érase una vez en Buenos Aires" la producción de largometrajes pensados desde su origen para su difusión on line comienza a convertirse en una alternativa para jóvenes realizadores por fuera del circuito mainstream.
"Libertad absoluta", así sintetiza Diego Labat las posibilidades que le ofrece Internet a la producción de largometrajes por fuera del circuito "tradicional". Y aclara que, lejos de lo que inicialmente podría advertirse, estas posibilidades no se limitan sólo a una plataforma ideal para la difusión de estas producciones sino que también ofrece todo un nuevo horizonte desde el punto de vista creativo.

Junto a Agustín Ross, Labat co dirigió "Érase una vez en Buenos Aires", su segundo largometraje que, al igual que el anterior ("La máquina que escupe monstruos y la chica de mis sueños") fue pensado enteramente para la web.

"Filmar pensando ya desde el comienzo en Internet tiene muchas cosas malas y otras bárbaras -asegura Labat en diálogo con minutouno.com- entre las buenas la principal es la libertad que tenés. Podemos hacer absolutamente todo lo que queramos. No tenemos un productor o una sala de cine a quienes rendir cuentas. No tenemos ningún tipo de filtro a la hora de filmar. Es la libertad absoluta. Nadie nos dice que nos conviene y que no".

Embed
Como en todos los ámbitos, sin embargo, no todo es ideal y se queja por el desdén con el que el circuito maistream sigue tratando a las producciones on line. "Entre las cosas malas tenés un buen ejemplo con lo que le pasó a "Beasts of no Nation", una producción de Netflix y suyo protagonista Idris Elba estaba en condiciones de competir por un Oscar, pero por haber sido la película estrenada en Netflix y no en una sala de cine no se le permitió competir. Desde la industria tradicional no ven todavía a la naciente industria del cine y la TV on line con seriedad, la siguen mirando como de costado" se queja Labat.

"Érase una vez en Buenos Aires" se estrena este viernes a las 22 en Internet, "en Buenos Aires pero al mismo tiempo en Tailandia o cualquier otra parte del mundo".

Link a la película

Se trata de la segunda apuesta de estos directores al cine pensado para la web. "La máquina fue la primera película latinoamericana pensada para Internet. Apostamos a este camino porque pensar directamente en Internet como sala de cine nos abría otras posibilidades, no sólo el tema de la difusión, sino que nos planteaba el desafío de pensarla específicamente para la web con el mundo de nuevas posibilidades que eso nos abría" asegura Labat quien no oculta tampoco el impacto que en la industria del cine está teniendo la aparición de plataformas del estilo Cuevana primero y Netflix ahora.

"Todo surgió a partir del boom que fue Cuevana. Hasta ese momento no estaba muy bien visto en el mundo del cine lo que es el estreno on line. En su momento tuvimos conversaciones con Cuevana para estrenar ahí nuestra primera película pero luego eso se cayó. Pero a partir de ahí empezaron a crecer otras plataformas como Netflix que ya tiene sus propias producciones y veíamos que cada vez más se estaba apostando de a poco a un cine centrado y pensado para la web como una alternativa nueva e interesante que no necesariamente compite con las salas de cine sino que es otra cosa".

A partir de ahí las producciones pensadas para internet comenzaron a crecer. En la Argentina principalmente a nivel series por ahora y de a poco cada vez más empiezan a animarse a los largometrajes para la web. "Se le empezó a dar cada vez más bola a Netflix, después nace Odeón acá que no tiene contenidos propios por el momento pero que acerca el cine argentino a través de Internet y hay otros canales como FWTV o de la Universidad de Tres de Febrero por ejemplo que sí tienen producciones propias. Es una plataforma que está creciendo mucho y es muy interesante. Todo esto nos ratificó que teníamos que seguir por ese camino".

Su primera experiencia en el cine pensado para la web fue "La máquina..." en 2012 que "tuvo una llegada bastante grande y a partir de esa experiencia nos gustó la idea de que nuestra página (www.lamaquinaqueescupe.com.ar) se convierta en nuestra sala de cine y que el estreno sea en simultáneo sin importar si estás acá en Buenos Aires o en Tailandia".

Todavía "todo muy hecho a mucho pulmón" reconoce Labat quien, después de la experiencia de "La máquina...", sabe que el camino es por ahí, por la web, "ya no como un lugar de último recurso para dar a conocer nuestro trabajo sino como el lugar al que directamente apuntamos a estar".