El fiscal Di Lello consideró que la etapa de investigación sobre el supuesto cohecho está terminada y pidió que la causa sea elevada a juicio oral y público.
El juez federal Ariel Lijo aceptó a la Oficina Anticorrupción que dirige Laura Alonso como parte querellante en el marco de la causa Ciccone, en la que está procesado el ex vicepresidente Amado Boudou. El organismo podrá impulsar el caso, y solicitar medidas de prueba.

Fuentes judiciales confirmaron a minutouno.com que el magistrado hizo lugar al pedido que días atrás realizó la titular de ese organismo, con lo que ahora podrá tener activa participación en el expediente.

La oficina argumentó que puede actuar como querellante en causas donde "se involucran a funcionarios públicos nacionales en la posible comisión de delitos de acción pública". Señaló además que la ley 25.233 de su creación, le atribuye la facultad de "promover la investigación de la conducta administrativa de los agentes integrantes de la administración nacional centralizada y descentralizada, y de las empresas, sociedades y todo otro ente en que el Estado tenga participación".

Además advirtió que le corresponde al ámbito del Ministerio de Justicia intervenir como parte querellante en los procesos en los que se encuentre afectado el patrimonio del Estado nacional.

El juez hizo lugar al pedido, al considerar que tiene "legitimación" para actuar en el caso. La misma decisión adoptó el magistrado con relación a una causa por enriquecimiento ilícito contra la ex funcionaria de la Casa de la Moneda Katya Daura, Manuel Somoza y otros ex funcionarios.

La Oficina Anticorrupción investigará si existieron otros casos en los cuales la sociedad conformada por Boudou y su amigo y coprocesado en la causa, José María Núñez Carmona "podría haber cometido otros actos de corrupción y anticipamos también nuestra participación en la causa del enriquecimiento ilícito del primero".

De acuerdo al expediente, Boudou y Núñez Carmona habrían adquirido la empresa a través de la sociedad The Old Fund, de Alejandro Vanderbroele, para contratar con el Estado nacional la impresión de billetes.

Boudou fue procesado por "delitos de cohecho pasivo en concurso ideal con negociaciones incompatibles", decisión que fue confirmada por la Cámara Federal.

En diciembre pasado, el fiscal Jorge Di Lello consideró que el tramo de la investigación sobre el delito de cohecho (coimas) está en condiciones de ser elevado a juicio oral y público, pero recomendó profundizar la investigación en cuanto a las negociaciones incompatibles con la función pública y la denominada ruta del dinero ya que después de varios años de iniciado el expediente se desconoce quien aportó el dinero a The Old Fund, para que ésta adquiera el 70 por ciento de las acciones de Ciccone.