Su intención era que la Justicia le permitiera romper el contrato que mantiene con su discográfica desde los 18 años, pero el fallo resultó adverso.
La cantante pop Kesha sufrió un duro revés este viernes cuando un juez de Nueva York, Estados Unidos, dictaminó que no puede liberarse del contrato que la une con Sony después de denunciar por abuso sexual a su productor, conocido como Dr. Luke.

La cantante de 28 años denunció a Dr. Luke en octubre de 2014, según ella, tras haber sufrido una década de maltrato físico, verbal y psicológico por parte del productor, cuyo nombre real es Lukasz Sebastian Gottwal, informó el sitio TMZ.

Por eso Kesha le pidió a la Justicia la libertad para hacer un disco fuera de su contrato con Sony y la productora de Dr. Luke, Kemosabe, con quien firmó un contrato cuando tenía 18, informó el sitio The Muse.

Embed
La rubia relató una serie de episodios en los que el hombre de 42 años la obligó a "consumir una sustancia" antes de subir a un avión privado donde se le insinuó sexualmente, y le ofreció "píldoras de sobriedad" tras lo cual se despertó al día siguiente en la cama del productor, desnuda, adolorida y sin recuerdo de lo que había pasado la noche anterior.

A pesar de su testimonio con lujo de detalles, Kesha no logró convencer al juez de Manhattan que revisó su caso y el magistrado determinó que si desea hacer otro disco debe grabarlo con Sony aunque tenga que encontrar otro productor musical, y los derechos de su música quedaron en manos de Dr. Luke, informó TMZ.