Diversos expertos sostienen que la actualización servirá para que las mejoras que se pacten en paritarias no lleven los salarios a niveles similares a los de antes del anuncio formalizado por Mauricio Macri, de subir el mínimo no imponible a 30 mil pesos.

Varios tributaristas coincidieron en la necesidad de actualizar las escalas que determinan las alícuotas para tributar el Impuesto a las Ganancias, para que la mejoras que se pacten en las paritarias no vuelvan a poner a los salarios en niveles similares a los de antes del anuncio formalizado por el presidente Mauricio Macri, de subir el mínimo no imponible a 30.000 pesos.

Tras el anuncio del jueves, el Presidente dijo que "el año que viene, después de un largo debate, habrá que trabajar sobre el tema de las escalas" al Impuesto a las Ganancias, lo que implica que esta adecuación no se trataría durante el período de sesiones ordinarias que comenzará el 1 de marzo próximo.

Las escalas son los rangos de ingresos que determinan la alícuota a aplicarse sobre el excedente que el trabajador tenga por encima del mínimo no imponible, y van desde 9 al 35 por ciento. Estas tasas con el paso del tiempo -fueron implementadas en el 2000-, quedaron desvirtuadas por falta de actualización ante la inflación, alejando al impuesto de la equidad y la progresividad.

Por ello, el ajuste de las alícuotas, tras la actualización del mínimo no imponible, era esperado por un importante número de asalariados y los sindicatos para el corriente año.

De no modificarse las escalas "después de las paritarias, la situación volvería a ser bastante parecida" a antes de la suba del mínimo no imponible a 30.000 pesos, ya que una recomposición salarial acorde a los actual o cualquier peso extra llevaría rápidamente a los sueldos medios a tributar la tasa máxima de 35 por ciento, dijo el tributarista Darío Rajmilovich.

"Hay que ajustar por índice salarial desde un punto histórico intermedio a cuando quedaron congeladas las escalas, que podría ser cuando comenzó a dispararse la inflación, en 2009, y aplicarles desde entonces el Coeficiente de Variación Salarial (CVS), lo cual las multiplicaría por 5 o 6", agregó el especialista.

"Para que Ganancias sea progresivo hay que actualizar las alícuotas y para que sea equitativo hay que introducir el ajuste por inflación", porque "sino estamos haciendo un impuesto al ingreso", dijo, por su parte, el tributarista Hugo Kaplan.

Según este especialista, todo el sistema impositivo "está desquiciado" a partir de que "el mayor tributo que se está pagando es la inflación".

"No es solo la escala que hay que cambiar sino toda la estructura del sistema tributario, basada supuestamente en número nominales pero afectada por el proceso inflacionario. Se tributan impuestos nominales que deberían ser ajustados por inflación", evaluó Kaplan.

En coincidencia, Jorge Gebhardt, calificó esa modificación como "un paliativo" para este año en espera de una reforma más profunda del impuesto a las Ganancias, y apuntó a que un eventual aumento salarial de 30 por ciento dejará la situación de los sueldos en cuanto al pago del gravamen "igual que ahora".

Para el tributarista César Litvin, la falta de actualización de las escalas hace que la mayoría de los trabajadores abarcados por el impuesto esté en el rango de la alícuota del 35 por ciento.