Se reunirá el miércoles a través de su Congreso Nacional. Al cónclave asistirá el bloque de diputados díscolos que provocaron la fractura de la bancada del Frente para la Victoria, encabezados por Diego Bossio.
El PJ se reunirá el miércoles a través de su Congreso Nacional para ultimar detalles formales de la renovación de autoridades, convocada para mayo, en medio de un clima tenso por la asistencia al cónclave del bloque de diputados díscolos que provocaron la fractura de la bancada del Frente para la Victoria.
Luego de la reunión del Consejo Nacional del 3 de febrero, el Congreso pejotista que preside el gobernador de Formosa, Gildo Insfrán, convocó al estadio de Obras Sanitarias a sus más de 900 integrantes para conformar la Junta Electoral que estará a cargo de la realización de las elecciones internas del 8 de mayo.
El apoderado del PJ, Jorge Landau, indicó a la agencia DyN que los pasos formales del encuentro consistirán en la designación de la Junta Electoral, que estará integrada por entre 9 y 15 dirigentes, y la modificación del artículo 24 de la Carta Orgánica, que establece la elección de autoridades a través de un sistema directo, para pasar a una votación "indirecta".
De todos modos, aclaró que ese sistema de sufragio regirá para "futuras" compulsas y no en esta oportunidad; las listas, en tanto, deberán presentarse el 8 de abril.
El congreso, para el cual ya se emitieron todos los telegramas, tendrá dos llamados, uno a las 9 y otro a las 11: para la primer convocatoria a sesionar se necesitan dos tercios, en tanto para la siguiente sólo es necesario contar con un tercio.
Consultado respecto de la asistencia prevista para el cónclave, Landau apuntó que "habitualmente son entre 500 y 600" los congresales que participan y consignó que, por su parte, los gobernadores del PJ fijarán una posición común que estará "en línea" con el último encuentro en San Juan.
Además de la diferencias visibles entre el sector de La Cámpora, referenciado en la ex presidenta Cristina Fernández, y los exponentes del PJ tradicional, se suma la tensión que otorgará en el mitín la presencia de los dirigentes que conforman el Bloque Justicialista, que ocasionó la ruptura de la bancada del kirchnerismo en la Cámara Baja.
Ese espacio, cuyas cabezas visibles son el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, y el ex director de la Anses, Diego Bossio, resolvió asistir al encuentro con el reclamo de que se "respete" el cronograma electoral partidario para evitar imposiciones, aunque no descarta apoyar una lista de unidad o una "mesa colegiada" si hubiera representación plural.
La posibilidad de acordar una "lista de consenso" entre las distintas líneas detrás de un postulante que garantice unidad evitaría realizar una compulsa de consecuencias imprevisibles debido a la cantidad de aspirantes que se anotarían para el sillón de mando, entre quienes, además de Urtubey, se anotan Daniel Scioli, Jorge Capitanich y Guillermo Moreno.
Por eso, el ex gobernador de San Juan José Luis Gioja es valorado tanto por el kirchnerismo como por el PJ como un referente de consenso que podría garantizar la cohesión, ya sea como mandamás del sello o como cabeza de una "mesa colegiada" que suceda el mandato del jujeño Eduardo Fellner.
Obligado por la Justicia a no demorar la renovación de autoridades más allá del 8 de mayo ante la posibilidad de resultar intervenido por la jueza electoral María Servini de Cubría, el PJ motorizará desde el miércoles la ingeniería electoral interna, aunque más no sea una cuestión formal en caso de que se acordara la unidad.