El detenido, de 45 años, se paseó este domingo en un vehículo por la ciudad de Kalamazoo, desde el cual disparó a personas en forma aleatoria. "Fue la peor de las pesadillas", lamentó un jefe policial a cargo de la investigación de los ataques.
El teniente de la policía estatal David Hines anunció la detención del sospechoso, informó la cadena Woodtv, asociada a la CNN.

El detenido, un hombre de unos 45 años de la misma ciudad de Kalamazzo, al este de Chicago, está siendo interrogado en relación con los tres tiroteos, según el agente policial.

El teniente Hines dijo que el arrestado y el auto en el que viajaba se ajusta a la descripción dada por testigos del autor de los disparos y el vehículo en el que inicialmente se dio a la fuga.

Por su parte, el funcionario de la oficina del sheriff Paul Matyas indicó que encontraron un arma en el coche del sospechoso y que el autor de la masacre disparó de forma aleatoria a la gente que encontraba a su paso en tres lugares diferentes del condado.

Los fallecidos inicialmente en los tiroteos eran seis, pero la policía confirmó la muerte de una séptima víctima, una joven que estaba herida grave.

Además de los fallecidos, otras 9 personas resultaron heridas en los tiroteos que se produjeron en tres escenarios a pocos kilómetros unos de otros.

Tres de los heridos, entre ellos un niño, permanecen en estado crítico, según la cadena CNN.

La policía ignora los motivos que llevaron al autor a perpetrar los hechos.

"A simple vista parece que alguien se paseó por el condado, localizando a gente a la que disparaba hasta matarla", declaró el sheriff Matyas a la cadena estadounidense.

"Es la peor de las pesadillas, tener a alguien conduciendo y matando de forma aleatoria a personas",
subrayó.

El primer tiroteo tuvo lugar en el estacionamiento de un complejo de apartamentos donde una mujer recibió cuatro disparos. La víctima, que resultó herida grave, estaba acompañada de tres niños.

Poco después, dos personas resultaron muertas en un concesionario de venta de vehículos y, luego, el autor del tiroteo mató a otras cuatro personas que viajaban en dos coches en las cercanías del restaurante Cracker Barrel, cercano del anterior lugar.