LG presentó en Barcelona su nuevo teléfono inteligente G5, un terminal modular que permite el intercambio de piezas y manifestó su intención de entrar en el negocio de la realidad virtual con unas gafas y una cámara que graba vídeos de 360 grados.
La tecnológica surcoreana es la primero de los grandes fabricantes que comercializa un móvil modular: el G5 permite acoplar, en el lugar de la batería, tres módulos que añaden distintas funcionalidades: cámara digital con botones físicos, batería adicional y altavoz de alta definición marca Bang & Olufsen.

Embed
Desde LG aseguran que el móvil se convertió prácticamente en un bien básico, como la electricidad o el agua, y que la gente está aburrida de sus teléfonos, ya que las últimas innovaciones que introdujeron son pequeñas y centradas en el software.

"No vemos ya mucho entusiasmo. ¿Significa eso que llegó el final de la era de los móviles inteligentes? Por supuesto que no, en LG estamos convencidos de que los mejores días del smartphone están por llegar", indicó el consejero delegado de LG Mobile Communications, Juno Cho.

Para ello, la compañía entra en la tecnología modular, un concepto ideado por Google con su Project Ara que consiste en que el teléfono se pueda descomponer en diferentes piezas, para utilizar, renovar o repararlas de manera independiente. En el caso del G5, los módulos se insertan en el espacio de la batería, que es extraíble.

celular lg g5
El G5 es un teléfono de gama alta con cuerpo unibody de aluminio -plateado, dorado, rosa o gris oscuro- con pantalla de 5,3 pulgadas y resolución de 2.560x1.440 pídeles, doble cámara trasera (con lentes de 16 y 8 megapixeles que captan hasta 135 grados) y cámara frontal de 8 megapixeles.

En su interior, el procesador Qualcomm Snapdragon 820, 4GB de RAM y 32GB de almacenamiento, que es ampliable hasta dos teras mediante tarjeta microSD. Cuenta con una batería de 2.800 miliamperios, que pueden llegar a ser 5.000 con el módulo adicional de batería.

El terminal se comercializará a la vez en todos los "mercados clave", aunque LG no precisó ni el precio ni la fecha de lanzamiento.

Por otra parte, la realidad virtual va a ser una de las grandes tendencias en el Mobile World Congress que arranca mañana, según los analistas, y LG fue la primera en aprovechar esta edición para confirmar que, al menos para ella, es un negocio interesante.

Presentó además unas gafas ligeras de realidad virtual, LG 360 VR, que no necesitan utilizar el teléfono como lente, aunque sí funcionan asociadas a él a través de un cable.

La compañía también ha introducido la cámara LG 360 CAM, que graba vídeos de 360 grados gracias a la combinación de las imágenes de sus dos lentes de 13 megapíxeles.

En ese ecosistema se enmarca asimismo Rolling Bot, una bola algo más pequeña que un balón equipada con una cámara que puede utilizarse como elemento de seguridad en el hogar -sus imágenes pueden verse a distancia desde el teléfono y también sirve para manejar algunos controles, como la luz- o como juguete.