Las llamas destruyeron un edificio de la ciudad de Bautzen, destinado a albergar a refugiados que llegan al país europeo, donde las diferencias sociales son cada vez más evidentes.
Un hotel habilitado para albergar a refugiados en Bautzen (al este de Alemania) quedó seriamente dañado por un incendio presuntamente intencionado, ocurrido mientras grupos de vecinos festejaban sin reparos ante el edificio los destrozos provocados por las llamas.

Ante el edificio, un antiguo hotel que ha sido habilitado para albergar a asilados a partir del próximo marzo, se habían apostado grupos de vecinos, muchos de ellos alcoholizados, que festejaban "de modo inequívoco" lo que ocurría ante sus ojos.

Embed
La policía detuvo temporalmente a tres hombres de entre 19 y 20 años por interferir en el trabajo de los bomberos desplazados al lugar.

Los incendios en dependencias destinadas a acoger a refugiados, ya habitadas o en construcción, se han sucedido en los últimos meses, muchos de los cuales de forma provocada supuestamente para impedir la llegada de éstos a la correspondiente población.

El caso más relevante fue, el año pasado, el de un albergue en construcción en Tröglitz, también en el este del país, que quedó destruido, tras meses de protestas neonazis contra la llegada a esa población de refugiados.