El titular de la UOCRA, Gerardo Martínez, culpó al Gobierno de frenar la obra pública. "Desde que asumió este gobierno estamos viviendo mucha incertidumbre", dijo el sindicalista.
El secretario general de la Unión Obrera de la Construcción (UOCRA), Gerardo Martínez, advirtió este lunes que "entre 25 y 30 mil compañeros trabajadores están más en la calle que en el trabajo" por la falta de autorización de obras por parte del Gobierno nacional, por lo que la organización gremial piensa realizar "las medidas de acción que sean necesarias en defensa de los puestos de trabajo y del poder adquisitivo".

"Desde el momento que asumió el Gobierno estamos viviendo mucha incertidumbre, con una realidad a la que se ha llegado a partir de algunas medidas que se han tomado, como revisar, auditar, evaluar (la obra pública) y esto ha paralizado el pago de certificación de obras", señaló Martínez.

El gremialista puntualizó que "no hay prontitud ni sentido solidario en la gestión teniendo en cuenta que en las obras de infraestructura, obras públicas y viviendas hay ciento de miles de trabajadores que, más allá de coincidir o no, con este o el anterior gobierno, necesitan trabajar".

En declaraciones a radio Vorterix, el dirigente se quejó del enfriamiento de la actividad al señalar que "lamentablemente hoy tenemos entre 25 y 30 mil compañeros trabajadores que están más en la calle que en el trabajo, porque no se pagan los certificados de obra y las empresas nos dicen que no están en condiciones de poner plata de su bolsillo para los salarios".

El sindicalista enrolado en la CGT que conduce Antonio Caló sostuvo además que "todos sabemos cómo son los empresarios argentinos, pero la realidad es que el que paga el costo de este proceso económico es el trabajador, cosa que desde la UOCRA nosotros no vamos a aceptar porque vamos a defender la cultura del trabajo en la Argentina, las posibilidades del trabajador y sus derechos como trabajadores".

"Nosotros vamos a encarar las medidas de fuerza que sean necesarias y un plan de lucha en los lugares de trabajo a través de las distintas jurisdicciones. Nosotros no vamos a permitir que se paralice una obra cuando son obras debidamente justificadas y aprobadas correctamente", advirtió.

"La incertidumbre en la economía de hoy ha generado mucha gente en la calle y sin trabajo. Hay mucha incertidumbre también en el sector privado, me parece que el dato de lo que yo denomino el colesterol malo que tenemos los argentinos que es la inflación, eso genera malestar y actitud negativa por parte de los inversores privados y por supuesto la preocupación que las inversiones externas nunca llegaron". aseveró.

Consultado sobre la reunión entre las tres CGT y el presidente Mauricio Macri, Martínez destacó "la actitud positiva del Presidente que nos escuchó a todos y compartió las posturas de cada uno de nosotros y nos convocó a seguir trabajando y a mantener el diálogo. Eso es aplaudible, en todo sentido". "En lo que hace a la futura paritaria de los constructores -añadió- la realidad es la que manda: los números inflacionarios mandan y nosotros como representantes de los trabajadores actuaremos en defensa del poder adquisitivo y nos mantendremos firmes en la defensa de los puestos de trabajo en cada una de las actividades de la construcción".