En el cese completo de las hostilidades en el país participarán todas las partes de la guerra civil que aceptan el acuerdo, excepto los grupos terroristas del Estados Islámico y el Frente Nusra.
Las autoridades de Rusia y EE.UU. firmaron un acuerdo que establece el inicio del alto el fuego en Siria el 27 de febrero.

El pasado 11 de febrero el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, su homólogo estadounidense, John Kerry, y el enviado especial del secretario general de la ONU sobre Siria, Staffan de Mistura, anunciaron que el Grupo Internacional de Apoyo a Siria ha acordado implementar un alto el fuego en el país árabe.

Rusia y EE.UU. acuerdan el cese del fuego en Siria

Para participar en el cese de las hostilidades los grupos armados de la oposición deben confirmar a Estados Unidos y a Rusia hasta las 12.00 (hora de Damasco) del 26 de febrero su compromiso a cesar el fuego y aceptar los siguientes términos:

- La plena aplicación de la Resolución 2254 del Consejo de Seguridad de la ONU sobre la normalización pacífica de la crisis siria

- El cese de los ataques con cualquier tipo de armas, incluyendo cohetes, morteros y misiles guiados antitanque, contra las Fuerzas Armadas de la República Árabe Siria, y fuerzas asociadas.

Así es el plan del cese de las hostilidades:

- El inicio del cese del fuego será el 27 de febrero

- Contará con la participación de todas las partes del conflicto sirio que aceptan el acuerdo

- Los grupo terroristas como Estado Islámico y Frente Nusra están excluidos

- Rusia y Estados Unidos deberán determinar las regiones ocupadas por los terroristas

- Rusia y EE.UU. establecerán la línea directa de comunicaciones y posiblemente un grupo de trabajo para intercambiar información relevante sobre Siria.

El cese del fuego no es el único logro del Grupo Internacional de Apoyo a Siria que se reunió a principios de febrero en Múnich. Se acordaron también los suministros de ayuda humanitaria a Siria: primero a las regiones que necesitan asistencia urgente, incluido Damasco, y después a otras regiones.

Uno de los principales resultado de la cumbre en Múnich es la confirmación de la resolución 2254 de la ONU sobre la normalización pacífica de la crisis siria, opinó en el marco de la cumbre el canciller ruso Serguéi Lavrov. Por su parte el secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, subrayó que es necesario que los desacuerdos existentes sean abordados durante las negociaciones, "en las que debe participar el presidente sirio Bashar al Assad".