Una calificadora de crédito anticipa que los bancos podrían incrementar las comisiones que cobran a sus clientes por los distintos servicios que ofrecen. También consideró que esa eventual medida sería acompañada por "mayores exigencias en materia transparencia".
La agencia calificadora de crédito FixScr no descarta que el Banco Central de la República Argentina (BCRA) libere próximamente los topes impuestos a las comisiones por servicios que cobran los bancos a sus clientes. La medida vendría a completar la liberalización de restricciones vigentes durante el anterior gobierno.

Esta agencia, filial de FitchRatings, aseguró este martes que "podría haber alguna flexibilización en el mecanismo establecido para la autorización de aumento o creación de comisiones". Asimismo, señaló que eventual medida sería acompañada por "mayores exigencias en materia transparencia".

El "claro proceso de normalización monetaria y cambiaria" y la eliminación de restricciones", resaltó la calificadora, "otorga tanto a los agentes económicos como a las entidades financieras mayor flexibilidad para gestionar su estrategia de negocios".

En este sentido, Fix consideró "posible en el corto plazo efectuar un cambio en la perspectiva asignada al sistema financiero a Estable desde Negativa".

La agencia destaca los cambios de los últimos meses en el sector, y evalúa que "los bancos se vieron beneficiados no sólo por las diferencias de cotización derivadas de la unificación cambiaria, sino también por un mayor volumen de transacciones".

Para Fix, la medida con mayor impacto sobre los resultados de las entidades financieras fue la eliminación de los límites de tasa que se habían establecido para algunas operaciones de crédito, y los depósitos a plazo en la banca minorista.

"Dicha eliminación, que afectó a las entidades en distinta magnitud de acuerdo con su nicho de negocios, significó para algunos bancos un incremento significativo en su spread de tasas", constata la calificadora.

Destaca luego que el nuevo esquema normativo del sector financiero otorga "mayor solidez al core business (corazón del negocio) de las entidades del sistema", con tasas de interés más altas (22%) e incluso "libres para algunas líneas".

En tanto, para dar acceso al crédito a micro, pequeñas y medianas empresas a tasas razonables se implementó la "Línea de financiamiento para la producción y la inclusión financiera", mediante la cual los bancos alcanzados deben mantener un stock de préstamos equivalente al 14% de sus depósitos del sector privado (salvo las entidades de reducido tamaño, para las cuales se finó un 8%).

"Esta línea resulta más flexible que la anterior Línea de Créditos para la Inversión Productiva, la cual exigía un mínimo de originación por semestre", destaca Fix.

Por otra parte, se busca ampliar la oferta de créditos hipotecarios, y como contrapartida "la autoridad monetaria analiza el establecimiento de depósitos a plazo indexados por CER (coeficiente de estabilización de referencia) más un margen, como instrumento de fondeo a más largo plazo".

Otra norma que favoreció la flexibilidad de los bancos para gestionar su estrategia de negocios y elevar su capacidad prestable, fue "la importante reducción de las exigencias de efectivo mínimo para las colocaciones en moneda extranjera, establecidas en 50% por la anterior gestión, al 20% para la mayoría de las operaciones".

Fix advierte por último que la morosidad crediticia "puede aumentar", pero aclara que "las entidades en general se encuentran bien previsionadas y no se esperan problemas significativos a pesar de algunos cambios en los precios relativos".