El caso de una mujer golpeada, dos hijos desnutridos y la muerte de uno de ellos, el terrible hecho que tuvo conmocionada a la provincia de Neuquén, nunca existió y sólo fue una maniobra de una dirigente que admitió haber inventado todo porque la habían amenazado de muerte y le exigían plata.
La mujer fue citada a declarar el lunes en la sede judicial de Cutral Có, pero no se presentó, prometiendo ir el martes.

La confirmación de la estafa la dio el subjefe de la Dirección de Seguridad Interior de Cutral Có, el comisario Andrés Bengolea, quien aseguró que la mujer que denunció el caso, Silvina Gramajo, referente de la agrupación Peques Humildes Solidarios, admitió que fue todo una mentira para obtener dinero.

La mujer paraguaya víctima de violencia familiar y sus hijos desnutridos nunca existieron. La excusa que dio es que la habrían amenazado de muerte y le exigieron plata que llevó a una casa en el barrio San Lorenzo.

Fuentes aseguraron que Gramajo relató que los 2.500 pesos en efectivo que le donó Desarrollo Social de Plaza Huincul se los entregó a las personas que la amenazaron
, y que los 300 pesos en
vales de combustible los utilizó para llegar al lugar del encuentro.

El personal policial le requirió una dirección precisa del lugar de la entrega y Gramajo explicó que se había producido detrás del Estadio Ruca Che.

Al ser cuestionada, la mujer evadió la conversación y dio un nuevo pretexto. "Se me acaba la batería", dijo y cortó. Bengolea informó que Gramajo fue citada, tanto en Fiscalía como en Defensoría del Niño, pero no se presentó.

Estafa Neuquen Adentro.jpg
Gentileza del portal Cutral Co Al Instante
Gentileza del portal Cutral Co Al Instante
"Llamó por teléfono y explicó que no se encuentra en la ciudad", detalló el comisario e informó que la mujer prometió presentarse este martes.

Por su parte, según LM Neuquén, el titular de Desarrollo Social de Plaza Huincul, Leonado Tapia, aportó los datos que posee del caso en la Comisaría Sexta.

El falso caso de la madre golpeada cuyo hijo de nueve años había fallecido producto de un cuadro de desnutrición, y su otra hija de seis se encontraba hospitalizada, generó que se abriera una investigación desde el Ministerio Público de la Defensa.

En un comunicado de prensa confirmaron que Natalia Stornini, defensora de los Derechos del Niño y el Adolescente de la segunda Circunscripción, procedió a relevar información en las instituciones de Plaza Huincul -Hospital, Secretaría y Ministerio de Desarrollo Social, Oficina de Violencia, Centro de Asistencia a la Víctima del Delito-, tras lo que se pudo determinar que ninguna tenía conocimiento ni intervención en el luego desmentido hecho.

La noticia llegó a las autoridades a través de los medios y Stornini indicó "las averiguaciones alcanzaron a la Defensoría de los Derechos del Niño de la primera Circunscripción Judicial y el hospital Castro Rendón, desde donde se informó que no tenían ningún caso con esas características".

Además se precisó que, frente a ese contexto de incertidumbre, la defensora se comunicó a los teléfonos de contacto publicados y sólo encontró evasivas.