Jaiden, de 10 años, padece una extraña enfermedad que hace que su epidermis se vuelva pétrea, lo que afectará sus articulaciones y lo dejará encerrado en su cuerpo.
Los padres de un niño de Colorado, en los Estados Unidos, están en una lucha a contrarreloj para dar con la cura de la extraña enfermedad que aqueja a su hijo por la cual su piel está a punto de convertirse en piedra.

Jaiden Rogers, de 10 años, fue diagnosticado cuando tenía siete con una enfermedad conocida como Esclerodermia, que endurece y engrosa la piel hasta que los músculos y articulaciones de la persona quedan rígidos, informó el sitio Fox News.

Aunque la enfermedad no afecta los órganos vitales, el niño quedará casi encerrado dentro de su cuerpo en cuestión de años. La situación de Jaiden es tan apremiante que ya necesita oxígeno para respirar, tiene una de sus piernas doblada y ya no puede ir al colegio.

Los padres de Jaiden, Natalie y Tim Rogers, notaron el primer avance de la enfermedad hace tres años, cuando algunos puntos de la piel de su hijo se volvieron duros. "Si tamborileás tus dedos sobre su brazo es como si lo hicieras en una superficie rígida", convino el padre del chico.

ohio boy skin stone.jpg
Por ahora los médicos lograron retrasar el avance de la enfermedad con un tratamiento de quimoterapia como si se tratase de un cáncer, pero las partes del cuerpo de Jaiden que ya están rígidas no volverán a tener la misma flexibilidad nunca más.

Los padres de Jaiden, quienes lo adoptaron cuando tenía dos años, iniciaron una campaña a través del sitio YouCaring.org para recaudar fondos para solventar los gastos del tratamiento del pequeño, que utiliza una pileta para su terapia física entre otros elementos.