Durante el encuentro con Macri, los organismos le plantearon su malestar por la llegada al país justo en un día simbólico y la preocupación de que no pudieran realizar el tradicional acto en Plaza de Mayo.
El ministro de Justicia, Germán Garavano, aseguró este martes por la tarde que la visita del presidente de los Estados unidos, Barack Obama, "tiene que ver con un tema de agenda" pero "no" con una "provocación" por coincidir con el 40 aniversario del golpe de Estado de 1976.

"La visita del presidente de Estados Unidos tiene que ver con un tema de agenda y no entendemos que sea una provocación ni mucho menos", afirmó Garavano, durante la conferencia de prensa tras el encuentro del mandatario Mauricio Macri con la titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto.

"La visita de Obama justo el 24 de marzo es una fecha delicada para nosotros", dijo Carlotto y amplió: "Si el encuentro con Macri se da en la casa de Gobierno que está frente a la Plaza de Mayo donde nosotros todos los años hacemos el acto, el pedido fue poder trasladarnos sin problemas", Macri, contó Carlotto, se comprometió a garantizar el desarrollo de esa acto.

Durante el encuentro que mantuvieron en la Quinta de Olivos el presidente Mauricio Macri, funcionarios de su Gabinete y representantes de distintas organizaciones de Derechos Humanos, el mandatario se comprometió a no entorpecer las tradicionales marchas y actos que realizan los organismos para recordar el inicio del Terrorismo de Estado el 24 de marzo de 1976.

Es que los organismos temían que el despliegue de seguridad que conlleva la visita de Obama al país les impidiera llevar a cabo sus actividades.

"Nos dio la garantía total de que ibamos a poder realizar nuestras actividades como todos los años en todas las plazas del país" aseguró Estela de Carlotto.