La joven de 23 años lleva una década en la lucha contra múltiples males que le causan dolor en todo el cuerpo y hasta parálisis facial y dificultad para respirar.
Una joven de Gran Bretaña pidió ayuda en las redes sociales esta semana debido a que lleva una década en la lucha contra una serie de malestares producto de la picadura de una garrapata. Como último recurso, la chica aseguró que prefiere la muerte digna antes de seguir en ese estado.

Los problemas de Kirsty Keep, de 23 años, comenzaron cuando tenía 12 y la picó una garrapata en el jardín de su casa, en Kent, informó el sitio Daily Mail. A partir de ese momento, la lesión se hinchó hasta adquirir el tamaño de una mano, por lo que la chica estuvo tres semanas internada en un hospital.

Kirsty pensó que sus problemas habían terminado tras ser dada de alta, pero con el paso de los años desarrolló lupus, una enfermedad autoinmune que ataca las células sanas, y desde hace 18 meses padece ataques que la dejaron con parálisis facial y tan débil que no puede ni abrir una puerta.

La joven sufrió un paro respiratorio el año pasado y tuvo que permanecer en coma inducido. "Se siente como si se me rompieran los huesos y los músculos se me desgarraran", explicó Keep, quien llegó a pedirle a su madre, Theresa, que la lleve a la clínica Dignitas, en Suiza, donde ofrecen el servicio de suicidio asistido.

"No es lo que uno quiere escuchar de su propia hija, te rompe el corazón", expresó la madre de Kirsty.

Los médicos británicos le hicieron los estudios a Kirsty para determinar si tiene la enfermedad de Lyme, que se contrae por la picadura de una garrapata y tiene síntomas similares al lupus, pero los resultados dieron negativo.