El magnate Donald Trump aceleró este martes en su camino hacia la nominación presidencial republicana con un triunfo inapelable en los caucus (asambleas populares) de Nevada, con la que se confirma como el rival a batir en el "supermartes" del 1 de marzo, cuando votarán más de 10 estados de EEUU.


Según el recuento oficial del 20,1 por ciento de los votos, Trump, obtuvo el 46,1 por ciento de los votos, seguido de los senadores de origen cubano Marco Rubio (24,4 por ciento) y Ted Cruz (19,8 por ciento).

El aspirante republicano celebró este nuevo éxito desde su fiesta de recuento, donde aseguró que "dentro de poco el país ganará" y destacó que casi todos los grupos de votantes lo eligieron, entre ellos los hispanos, lo que le hace estar "muy contento".

"Dentro de poco estarán orgullosos de nuestro presidente y todavía más orgullosos de nuestro país", apuntó Trump.

A gran distancia quedaron los otros dos contendientes, el neurocirujano retirado Ben Carson (5,4 por ciento) y el gobernador de Ohio, John Kasich (3,9 por ciento).

Trump logra así su tercer triunfo consecutivo en los cuatro procesos electorales para la candidatura presidencial celebrados hasta la fecha, después de imponerse en las primarias de Nuevo Hampshire (9 de febrero) y Carolina del Sur (20 de febrero).

La única derrota del multimillonario, por ahora, se produjo en los caucus de Iowa, donde quedó segundo, por detrás de Cruz.

Según varios sondeos, el 84 por ciento de los votantes fueron blancos y el 9 por ciento latinos, lo que significa un aumento de más del 60 por ciento en los electores hispanos respecto a 2012.